Logotipo de Aprende Gratis.

Producción musical - Lección 4: La grabación musical

Una vez que sabemos los tipos de cables de audio, como se conectan, y la forma de enrutar la señal para la grabación, podemos pasar a la grabación propiamente dicha.

Tenemos que distingir dos tipos de circunstancias a la hora de grabar: podemos grabar un instrumento acústico o eléctrico. Los eléctricos son los teclados, sintetizadores, guitarras eléctricas. Los acústicos pueden ser un violín, una guitarra flamenca...

Según nuestra grabación vaya a ser de un instrumento acústico o eléctrico, tendremos que utilizar unos instrumentos para la grabación u otros. También los requisitos cambiarán en cuanto al acondicionamiento del entorno para conseguir una grabación buena.

En los estudios de grabación, es el secuenciador es que nos permite realizar la grabación de los instrumentos musicales. Además, es el que permite el arreglo musical. Dispone de una serie de controles (play, stop,...) en el que se encuentra el botón record.

La grabación acústica

Este tipo de grabación consta de una serie de técnicas para el registro del sonido de una familia de instrumentos denominada acústicos. Estos instrumentos acústicos se caracterizan por generar su sonido por medio de una serie de propiedades físicas.

El dispositivo que recoge el audio de estos instrumentos y lo envía al secuenciador para la grabación es el micrófono. Existen muchos tipos de micros, pero, para empezar en la producción podemos decantarnos por uno de gama media. Profundizaremos en ellos en una próxima lección.

Para que la grabación sea buena, necesitamos un ambiente libre de ruidos, de lo contrario podría colarse alguna señal del ambiente indeseable. También es preciso un soporte (también llamado pie) para el micrófono, esto nos servirá para poder tocar con naturalidad sin necesidad de aguantar nosotros mismo el micro.

La grabación electrónica

Este tipo de grabación musical está destinada a registrar el audio que genera un instrumento electrónico, como puede ser un teclado o una guitarra eléctrica. El sonido se genera por medio de circuitos integrados eléctricos; similares al de los ordenadores.

Esta vez, para capturar el audio usaremos cables de audio, y no micrófonos. Estos cables ya tienen que ser conectados a la toma adecuada del dispositivo de grabación. Generalmente te encontrarás con la toma input, pero se puede llamar también linein o audioin.

En este caso ya no es necesario cuidar el ruido del ambiente; aunque para conseguir una buena grabación tenemos que cuidar la calidad de los cables y el nivel de volumen en la salida del instrumento electrónico.

Consideraciones técnicas

Hoy en día con los ordenadores actuales no hay que preocuparse por los recursos consumidos, ya que éstos son muchos. En el pasado había que cuidarse a la hora de grabar en determinada calidad de grabación. Incluso cuando se grababan señales graves, se bajaba la frecuencia de muestreo para ahorrar.

Como regla general, graba siempre a una resolución de 16 Bits y una frecuencia de muestreo de 44´1Mhz. No obstante, si tus pretensiones son profesionales, puedes grabar a 32Bits y 96Mhz.


Ir a:


Aprende Gratis 2017 © Mario Raja | página web responsive.